Romerías de Mayo, gran fiesta de culturas del mundo en Cuba

Más de 200 personas de 26 países llegaron como delegados a la oriental provincia cubana de Holguín y se marcharon como amigos después de vivir las Romerías de Mayo, un festival de culturas.
Del 2 al 8 de mayo, el evento propició una fiesta continua pues los conciertos ni siquiera dejaron dormir a la población de la ciudad, localizada a unos 734 kilómetros de La Habana.
¿Cuál es el misterio de la tolerancia y la sobrevivencia? Alegría, oportunidades, juventud, esperanza, sueños compartidos, homenajes, la conciencia de que no hay hoy sin ayer –lema oficial de la cita-, multiculturalidad, respeto a la diferencia y la posibilidad de un abrazo.
¿Quién no ha necesitado un abrazo alguna vez en su vida, físico o simbólico como el de ver entrelazados más de una idea, artistas, géneros musicales, estilos danzarios, teatrales, literarios, plásticos? Hubo de todo.
El advenimiento de la Primavera a Holguín ya es sinónimo de Romerías, se sacuden los horarios y distintos eventos conjugan creadores aficionados y profesionales, extranjeros y locales, tradición y modernidad.
La 24 edición de la cita ocupó 15 escenarios, a veces simultáneos, para brindar conciertos, presentaciones dazarias, de teatro, cine, paneles teóricos, y cerca de 30 exposiciones de fotos y artes plásticas.
Gran parte de los participantes bailaron, cantaron o simplemente escucharon a la banda canadiense Los Respectables; la cantautora del mismo país Frances d'Amour; la agrupación Canela, de Colombia; y el conjunto argentino Kumbia Queers, con su fusión de punk rock, cumbia y música tropical.
A ellos se sumaron populares artistas de Cuba como la orquesta Havana D´Primera, David Blanco y su grupo, Toques del Río, Hayla, el conjunto Síntesis y los cantautores Eduardo Sosa, Polito Ibañez, Gerardo Alfonso, Raúl Paz y William Vivanco, la banda Zeus y la Orquesta Sinfónica de Holguín.
Un festival de teatro callejero deleitó a los transeúntes, mientras el coliseo Eddy Suñol acogió la puesta Demi lune, del grupo teatral Laccab, de Colombia; Los ejotes no son judías, de la agrupación de Monterrey, México; y Manicomio, del conjunto Etcétera, de Cuba.
Nada interrumpió el evento, ni la lluvia, las compañías Codanza, de Holguín; Danza del alma, de Guantánamo; y Endedans, de Camagüey; fueron protagonistas del festival de Danza en paisajes públicos, y bailarines de toda la isla probaron suerte en el concurso de coreografía e interpretación Solamente solos.
El propósito de los organizadores, de convertir la cita en un festival de culturas y juventudes artísticas, se cumplió espontáneamente, en ambiente de festividad y paz. No obstante, el presidente de las Romerías, Alexis Triana, aspira a una reunión mundial mayor, por sueños, tradiciones y más abrazos.
rc/ms/ba