El Capitolio retoma su esplendor y sus funciones

La Habana (PL) La restauración del Capitolio de La Habana, la de mayor envergadura que enfrenta desde su edificación en 1929, es parte de un proceso impulsado por la Oficina del Historiador de la Ciudad para devolver el esplendor a la icónica obra.
Desde noviembre de 2016 el inmueble, declarado Patrimonio Nacional en 2010, es la sede institucional de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Las Oficinas Auxiliares del Parlamento cubano ocupan el ala norte del edificio que ya tiene una gran parte restaurada.
Esto es parte de un proceso de vínculo entre el pueblo y sus representantes.
Los jardines de la parte norte, así como los pasillos, oficinas y elevadores, conservan los detalles con los cuales fueron edificados hace 88 años.
El Capitolio es uno de los símbolos que distinguen la capital cubana. Su inauguración aconteció el 20 de mayo de 1929 durante el gobierno de Gerardo Machado (1925-1933). Allí sesionaron las dos Cámaras del Congreso hasta que fue disuelto el 10 de marzo de 1952, tras el golpe de Estado del dictador Fulgencio Batista.
Luego del triunfo revolucionario del 1 de enero de 1959 acogió el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y posteriormente la Academia de Ciencias de Cuba.
*Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina
lbp/rc/ba